El Club Knut

El Club Knut... Un anacronismo. El vestigio de un mundo desaparecido en el pozo de las transformaciones sociales. Una isla perdida en el espacio-tiempo de la Historia.


sábado, 5 de enero de 2013

Esther Zorrozua visita el Club Knut


Una impecable reseña de Gentes del Club elaborada por la escritora Esther Zorrozua en la página web de la asociación de escritores en que compartimos carnet. Esther es «una excelente novelista que tantas palabras más merece y ha de escuchar y leer en el futuro», en palabras nada menos que de Alfonso Sastre.

Se trata de una reseña ligera y densa al mismo tiempo, en que se detalla el marco genérico cultural y específico literario en que se encuadra Gentes del Club.
«He leído por ahí que en los últimos tiempos se ha empezado a considerar el humor como un producto de las clases burguesas, propio de culturas avanzadas e incluso tardías. Según esa teoría, el humorista es un excéntrico y un inconformista que, de forma irónica, se finge ingenuo e ignorante para poner en tela de juicio los postulados supuestamente inamovibles de la sociedad, a la que quiere demostrarle que no habla en serio, para que ella a su vez le crea capaz de restablecer el orden que ha puesto en crisis. Yo no creo que el planteamiento de Gentes del Club sea tan sibilino, pero también es cierto que no parece completamente inocente».
Esther puntualiza las referencias a latinismos, arcaísmos y barbarismos con los que se consigue «un falso tono épico» en los relatos, y relaciona los autores británicos en los que el autor se ha inspirado para llegar con un gesto stuffed shirt pero con una impronta propia al colmo del esnobismo «con ese punto de absurdo que lo hace tan divertido».

Y la conclusión:
«El humor, al igual que la diplomacia, la cortesía y la música, unen países y personas de muy diversos lugares y en momentos críticos; una herramienta civilizada en la época en que puede resultar más eficaz, cuando los lectores se han cansado de oír voces altisonantes y descalificaciones de todo género. (...) Gentes del club es una lectura muy recomendable para relajar esa mandíbula que lleva tensa más de cuatro años y para descansar por un rato en esos salones a los que los problemas llegan con sordina y, en cualquier caso, siempre se pueden aliviar con un buen dry».
Como es habitual en este Club, para leer la reseña de la que estamos enormemente agradecidos, y que realmente merece la pena, basta pinchar en la imagen para descorchar otra botella de Veuve.
Y recuerden, Esther lo ha advertido: quizá el planteamiento de Gentes del Club no sea tan inocente...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails